¿QUÉ TIPO DE AUTOESTIMA TIENES?

12.04.2019


La autoestima o amor propio es un tema que actualmente está muy de moda y que influye mucho en nuestra salud mental. Es por eso que me gustaría clarificar un poco más este concepto y como repercute en nosotros

¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA Y CÓMO SE FORMA?

La autoestima es la evaluación global que hacemos de nosotros mismos, es decir, es el grado de aceptación que tenemos hacia nosotros. El concepto que tenemos de nuestra valía se basa en pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que recogemos durante nuestra vida y que no siempre se ajusta a la realidad. Una persona puede valorarse muy poco y en realidad tener mucho potencial y capacidad, y también puede pasar a la inversa.

La autoestima se empieza a crear en la infancia y se va desarrollando gradualmente hasta la vejez. Algunos factores importantes en su desarrollo son el número de éxitos alcanzados, las áreas asociadas a los éxitos, las opiniones y críticas de los demás y el control ante consecuencias negativas. Todos estos factores generan una teoría sobre nosotros que hace que nos valoremos más o menos.

amor-propio-psicología
amor-propio-psicología

TIPOS DE AUTOESTIMA

La autoestima es el resultado de la discrepancia entre la percepción y el ideal de uno mismo. Una gran diferencia supone una baja autoestima, mientras que una escasa discrepancia indica una alta autoestima. A partir del nivel de autoestima surgen los diferentes tipos:

  • Autoestima alta: estas personas se sienten bien consigo mismas, tienen seguridad con lo que hacen sin miedo a salir de su zona de confort ni a la opinión de los demás. Los factores externos no afectan a su autoestima y viven de una forma sana y equilibrada, manteniendo una actitud positiva ante las dificultades.

  • Autoestima media: en este grupo se encuentran la mayoría de las personas. La autoestima de estas personas varía dependiendo de muchos factores, lo que más influye es la opinión de los demás. Es normal tener dudas de nuestra propia valía, ya que no todo siempre sale bien o como nosotros quisiéramos, pero cuando estas dudas se convierten en algo frecuente, es cuando se generan los problemas y el riesgo a que la autoestima disminuya y se convierta en una autoestima baja. Su característica principal es la inestabilidad, un día estás en lo más alto, y al siguiente te sientes un fracasado, lo que hace que no podamos llevar a cabo nuestros objetivos de una forma definida y lineal.

  • Autoestima baja: las personas con baja autoestima sienten incapacidad e inseguridad en la mayor parte del tiempo. No valoran sus capacidades y son indecisos a la hora de tomar decisiones y a probar cosas nuevas, eso les impide avanzar y desarrollarse. Son personas dependientes y muy influenciadas por las críticas y opiniones de los demás. Su característica principal es el discurso interior negativo que provoca sentimientos y emociones desagradables que condicionan negativamente a la persona a la hora de actuar y afrontar situaciones.

  • Autoestima inflada: la persona se cree mejor que el resto y no tiene en cuenta las opiniones de los demás. Muchos expertos creen que no es más que el caparazón de una persona con baja autoestima. Este grupo se caracteriza por querer tener siempre la razón y tener una exagerada seguridad en sí mismos que hace que no sean conscientes de las consecuencias de sus actos ni errores. Estas características los lleva a no ver correctamente la realidad y les genera muchos problemas de relación con el entorno.


tipos-de-autoestima-psicomaresme
tipos-de-autoestima-psicomaresme

Estos tipos de autoestima definen una parte de la persona. Esto no quiere decir que una persona con una alta autoestima no pueda estar expuesta a sufrir cambios y problemas en su vida cuando pasa por períodos críticos, como serían una separación de pareja, la pérdida de trabajo, un cambio de ciudad... La autoestima es variable y va cambiando y modificándose a lo largo de la vida según nuestras experiencias.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA AUTOESTIMA?

El amor propio es uno de los pilares de la salud mental. La autoestima repercute en los pensamientos, el carácter y la forma que tenemos de actuar y convivir con los demás.

Una alta autoestima es un factor clave para el bienestar personal que nos permite vivir conscientemente, respetando a los demás y a uno mismo, ayuda a enfrentar las situaciones complicadas con una actitud positiva, ganar autoconfianza, salir de la zona de confort y desarrollarse como persona.

A continuación dejo un test para que podáis ver cuál es vuestro nivel de autoestima a través del test de Rosenberg, pincha el siguiente enlace para descubirlo.

Una vez analizada tu autoestima, algunos de los consejos a seguir para aumentar la autoestima serían:

- Encuentra el origen de tu autoestima. Pregúntate qué es lo que temes, porque te sientes de esta manera, que experiencias recuerdas que te salieron mal y te llevaron a esta situación. De esta manera conseguirás entender un poco más el origen de tus miedos.

- Plantéate objetivos realista a corto plazo. Las grandes metas suelen ser sinónimo de frustraciones. Por eso es importante desglosar en pequeños objetivos.

- Identifica tus valores y fortalezas. Cuando te sientas decaído, recuerda cinco logros que hayas conseguido y piensa qué características positivas te han permitido conseguir cada uno de ellos.

- Transforma tus pensamientos negativos en respuestas racionales. Este diálogo interno negativo nos provoca ansiedad y miedos, que nos impiden salir del círculo de confort. El proceso para desafiarlos es pensar en qué situaciones aparecen, qué te dicen y buscar una alternativa más racional.

Una baja autoestima puede repercutir en nuestra salud mental, generando pensamientos negativos que le pueden llevar a comportamientos destructivos. En ciertos casos sería conveniente acudir a un especialista para ayudar a mejorarla.

Por último, si quieres conocer de forma más amplia recomendaciones para mejorar tu autoestima, continúa leyendo el artículo en el blog de MalaDelicada.