LA AUTOEXIGENCIA

16.03.2021


La autoxigencia es una cualidad positiva ya que nos ayuda a mejorar y a prosperar en nuevos objetivos. Es una forma de motivación para el logro de éxitos.

                                   ¿Pero cuándo se convierte en problema?

La autoexigencia se convierte en problema cuando nos exigimos más de la                                                                      cuenta, cuando nunca nos es suficiente, cuando lo damos todo y aún asi no lo valoramos.

Si esta situación se mantiene a largo plazo llega un momento que nuestra motivación baja, nos frustramos y aparecen los problemas emocionales.

Algunas de las características de la autoexigencia son:

- Sentirse insatisfecho con tus resultados, a pesar de que su afán es lograr el mejor resultado posible, una vez lograda la meta se piensa que siempre podría ser mejor, por lo que nunca es suficiente y de ahí el estado de insatisfacción final.

- La autoestima es inestable y el grado de valoración/infravaloración hacia sí mismos está sujeto a logros perfeccionistas que nunca llegan. Por la tanto, aunque son personas que consiguen buenos resultados y deberían valorarse y estar satisfechos consigo mismos, se observa la paradoja de que la mayoría de las veces no es así, y a pesar de tener motivos, disfrutan poco de lo conseguido.

- Inseguridad ante la posibilidad de fracasar. Para evitar que el error aparezca la persona se propone controlar todo con minuciosidad, no dejar cabos sueltos y poner el listón muy alto como una estrategia para reducir fallos.

- Rigidez conductual y de pensamiento. Autodiálogo cargado de expresiones del tipo, "debería de hacer" o "tengo que".

- Preocupación por lo que está por venir acompañada de una visión negativa y catastrofista de la vida. 

autoexigencia - sobrecarga
autoexigencia - sobrecarga

Algunas de las limitaciones que nos llevan a autoexigirnos y a no saber parar son:

- Haber tenido una infancia con un alto grado de autoexigencia, ya sea por los padres u otros tutores.

- Tener la creencia que descansar es de vagos o de estar perdiendo el tiempo.

- Sobrevalorar la autoexigencia por habernos llevado a ciertos logros.

- Machaque de los padres u otros que nos llevan a sentirnos culpables.


Es necesario detectar nuestra voz crítica e identificar cuales son las creencias internas que nos llevan a no poder parar ni tolerar el desacanso, para ponerle freno y sustituir esos pensamientos negativos por autoinstrucciones más positivas y reforzantes.

Es importante dar importancia a los éxitos alcanzados y no solo en lo que falta. A veces se infravalora lo positivo porque se considera que es lo que tiene que ser. El descanso es necesario para todos.

Algunas pequeñas ayudas son:

- Definir objetivos pequeños y realistas en tu día a día

- Esctructurar tu día a día incluyendo tiempos de descanso y momentos de autocuidad

- Reconocer tus logros diarios y semanales

- Centrarte en el presente, no anticipar el futuro.

estructurar - objetivos
estructurar - objetivos

Si te ha gustado este tipo de contenido, te invito a comentar y a opinar.

Y no olvides seguirme en redes: Instagram Psicomaresme